lunes, 6 de julio de 2009

This crisis shows off the saving me


Efectivamente, esta crisis económica que estamos todos padeciendo saca mi yo más ingenioso. De aquí a los próximos tres meses tengo una serie de bodas a los que no puedo faltar, no porque yo sea la novia (al menos que yo me haya enterado) sino porque es de mi gente más cercana y para mi, estar con ellos ese día tan importante en sus vidas aunque pongan mi peli favorita en la tele, es sagrado. Tal cual te lo digo, oyes.

Me he dado cuenta de que tanto evento festivo puede perjudicar fuertemente mi salud económica, pero no me dejo amedrantar, no!. Para ello, he decidido sacar a relucir este ingenio que Dios me ha dado y aplicarlo de forma práctica (ya era hora!) en la economía casera, que es justo donde yo siempre he flaqueado un montón. La aplicación práctica de esa chispa natural pasa ineludiblemente por el outfit a llevar a tan magnos faustos. Me he roto la cabeza a pensar y he decidido que básicamente me da igual si en las 3 bodas planificadas los invitados coinciden y ven que repito outfit por decimocuarta vez. No se preocupen, seguramente yo no sea la misma en ninguna de las 3 bodas, asi que mas da que el traje sea el mismo?

Aunque repita, tengo la solución perfecta para que no se note, el cambio de accesorios: Un broche aquí , un pendiente allá, una flor acullá, un bolso de mano del año de la tana muy bien conservado pero que nadie conocía, unos taconazos de vertigo y lo que no falla nunca, a little bit of attitude. Eso, cuando quiero no me falla nunca.

El outfit se hace en dos patadas, un vestidito saco de esos de 30 euros de Zara, un sobretodo de lino negro que tengo del año de la pera que bien puesto me da un aire sofisticado la mar de aparente, unos zapatos de tacon de infarto que, en su momento, fueron rosa chicle y ahora, gracias al tinte y a mi paciencia he convertido en negros, y unos pendientes enormes de 5 euros que visten un montón, y me hacen el servicio en una boda o en la cola del super.

Y ojo! eso porque no tengo mucho tiempo, pero con esta crisis económica he empezado a hacerme mi propia bisuteria. Para ello, chequeo todo lo que me gusta on line, como los pendientes que salen en la foto, y acto seguido envisto la primera tienda de abalorios más cercana que encuentro y en menos que cante un gallo, me tienes en casa tenaza en mano, doblando, cortando y colocando piedritas de colores.

Como empiece así, acabo tapizando yo sola los sofás en mis ratos libres.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Amelie, que bien conoces el poder que tiene un buen complemento..En eso tú eres la estrella..
En cuanto a lo de la crisis, me parece muy bien la elaboración casera, o mejor dicho la creacion artesanal..Pronto te veo además en una academia de corte y confección, que por otro lado ha sido siempre uno de tus sueños (y no lo niegues). Bss
V.

Marta dijo...

Hola Amelie..

Te voy a contratar como personal shopper a ver si renuevas mi armario a un precio económico que desde que nació Pablete no me entra na de ná.., voy a poner un mercadillo de ropa de antes del embarazo por si alguien le interesa porque creo que ya no vuelvo a mi ser, más bien voy mutando hacia un ser de formas indefinidas...

Un besito

M

Anónimo dijo...

Eres una exagerada Marta, pero si estás estupenda..!!
Creo que debes posponer lo del mercadillo, eso siempre es el último recurso.

Bss
V.

Dori´s place dijo...

Marti que alegría que interacciones en el blog! no te preocupes corazón que el club de formas indefinidas esta llenito! Ademas eres una exagerada porque estas muy bien. Yo te ayudo con el mercadillo de cajera, me pones con una caja registradora a darle a los botoncitos y me teneis mas contenta que un ocho.

Espero verte pronto guapetonisima

Anónimo dijo...

V. que nooo, que no exagero. Desde luego la cantidad de ropa que tenía de la talla 36 ya la dí (y la 38 ahí la tengo, muerta de risa esperando por si algún día mi cuerpo decide volver a su estado anterior que lo dudo), esa talla no volverá a mí no falta que hace... como podía caber yo en esa talla de anorexica?. Mucho mejor ahora... que hay donde agarrar... :)

Anónimo dijo...

Amelie.. y V, si hace mil años que no nos vemos, cómo podéis saber como estoy ja ja ja!. Podía estar como Kathy Bates que ni os enteráis, así que a ver si antes de las vacaciones de verano quedamos todas y nos vemos y desparramo por la cama los trapos que aún no he dado por si a alguien le vienen bien.

P.S. Soy fan de tu blog, lo leo casi a diario. Lo que pasa es que hasta hoy no había comentado nada.

M